Terrores nocturnos: La parálisis del sueño

¿Jamás te ha ocurrido que, minutos antes de despertarte … tal vez, únicamente, segundos antes de recuperar tu conciencia, sientes que te encuentras completamente consciente, pero que no eres capaz de moverte?¿Has percibido entonces, una extraña sensación malévola como posible causante de tal situación? Aunque creas que estás loco, no eres ni mucho menos la única persona a la que le pasa y tiene una sencilla y científica explicación … o eso dicen …
Este síntoma recibe el nombre de parálisis del sueño. Consiste en una  incapacidad transitoria para realizar cualquier tipo de movimiento voluntario. Normalmente, tiene lugar durante el periodo de transición entre el estado de sueño y el de vigilia (forma posdormicional o hipnopómpica), sin embargo, aunque generalmente toma forma instantes antes de despertar, hay ocasiones en las que también puede manifestarse en el momento de comenzar a dormir (forma predormicional o hipnagógica).
A pesar de que no sea algo conocido ni comentado popularmente, la parálisis del sueño es un fenómeno muy común, tanto, que se calcula que le ocurre, por lo menos una vez en la vida (disminuyendo la probabilidad de sufrirlo a medida que pasan los años), a un porcentaje de la población en torno al 50%-60%, algo bastante sorprendente.
Como puede parecer evidente, la parálisis del sueño provoca un desmesurado estado de angustia y ansiedad en aquellos que lo sufren, incapaces de comprender y buscar una razón evidente al porqué de su situación. Este motivo, acompañado a que, de forma generalizada, durante los instantes en que se experimenta, influyen decisiva y principalmente dos factores (el primero, consiste en que se puede llegar a creer, o incluso, tu cerebro te puede jugar una mala pasada y provocar leves alucinaciones, causa del miedo desbocado, que conducen a intuir y apreciar como pequeños seres o espíritus orbitan a tu alrededor de forma amenazante y son quienes te están provocando tu estado actual, el segundo factor causante radica en que, presa del pánico, tu conciencia reaccionará considerando que aquello que sufres viene provocado por una razón maliciosa, que, casi siempre, toma forma presionándote el pecho y dificultándote la respiración) ha suscitado que, desde hace muchísimos años, el mundo del arte, ese mundo tan conexo y vinculado a peculiares manifestaciones de la realidad, represente a la parálisis del sueño de diversas maneras, cada cual, más terrorífica.
Imagen de: Latropicalcaliente
La pesadilla, de Henry Fuseli
La duración de la parálisis del sueño no suele ser exageradamente larga, oscilando la misma únicamente entre uno y tres minutos por norma, tras los cuales la parálisis cede espontáneamente. Durante el episodio, la persona permanece totalmente consciente, pero es incapaz de moverse o hablar.
¿Cómo se origina la parálisis del sueño? La misma se encuentra muy asociada al estrés, la ansiedad, las depresiones o los desordenes en horas de sueño, aunque también en ocasiones aparece asociada a algunas enfermedades crónicas. Por estos motivos, estadísticamente se encuentra más asociada a estudiantes y a pacientes.
Aunque no existe ningún peligro para la vida (pese a que posiblemente tu sientas una presunta dificultad respiratoria durante el episodio) pues los músculos respiratorios siguen funcionando automáticamente, como dice el profesor de psicología de Saybrook, Stanley Krippner bien es cierto que existen muy contadas ocasiones documentadas en que, el pánico originado por la parálisis del sueño, acabó derivando en ataques al corazón o, incluso, en muertes súbitas (la muerte súbita se produce cuando de repente el corazón comienza a latir muy rápido, con sucesivos espasmos y temblores, que provocan que  el mismo, deje de bombear sangre al cuerpo y al cerebro).
Imagen de: Taringa
¿Cómo debes reaccionar si sufres ocasionalmente de este fenómeno natural? Lo principal, es que jamás pierdas la calma. Relájate. Recuerda que es un proceso temporal, y que si no te asustas, no corres ningún peligro. Está todo en tu inconsciente. Piensa que, aunque no te des cuenta, tu organismo continúa respirando sin ningún problema. Poco a poco, intenta mover algunas zonas de tu cuerpo. Aunque también puedes tratar de hacer movimientos bruscos para retomar tu conciencia, no es recomendable hacerlos precipitadamente, pues no lo conseguirás y el miedo podrá invadirte. Espera un poco y entonces, prueba a intentarlo. Finalmente, una vez desaparecido el episodio, se recomienda reincorporarse y levantarse de la cama y, si tienes que seguir durmiendo, permanecer despierto unos minutos antes de hacerlo, porque, de otro modo, podrás volver a sufrir de nuevo la parálisis del sueño.
Pese a que pueda parecer extraño, aquellos que alguna o varias veces lo hayan sufrido, sabrán reconocer que, generalmente, las personas solemos sufrir la parálisis del sueño por los mismos motivos, siendo idénticos factores los que, de forma individualizada, en cada persona, acaban induciéndola al estado de parálisis del sueño. Si eres capaz de identificar esos factores, sabrás evitar más fácilmente el volver a experimentar este fenómeno, o, al menos, te ayudará a reconocerlo más rápidamente cuando lo sufras.
A lo largo de los años, todo tipo de temores nocturnos han acechado al ser humano, atemorizándole cada noche al ir a dormir. Son miedos tan antiguos como el hombre, miedos inherentes a nuestra esencia, miedo que han sobrevivido a nuestra evolución psíquica y física … miedos que, probablemente, nos acompañen a lo largo de todo el devenir de la humanidad, y yo me pregunto … ¿habrá alguna razón oculta tras ello?..

Documental Paralisis del Sueño

Como Hacerle Frente a la Paralisis del Sueño.

fuente original vía todaunaamalgama.
Anuncios

2 pensamientos en “Terrores nocturnos: La parálisis del sueño

  1. Nico

    Me pasa exactamente eso, minutos antes de desperarme por las mañanas, intento abrir los ojos y se me entreabren pero no los llego a abrir del todo mis parpados me pesan muchisimo y soy incapaz de despertar, lo intento repetidas veces y no puedo moverme estoy inmmovil en la cama deseando despertarme sin poder y siempre que me pasa veo a una persona, no llego a verle la cara ni si quiera estoy seguro de que sea el pero yo siempre menciono su nombre y noto su presencia la primera vez me vi a mi mismo desde una esquina de la habitacion podia ver toda mi habitacion y me veia a mi tirado en la cama, era como si hubiera salido de mi cuerpo, y dije su nombre y cada vez que lo decia notaba zumbidos y un fuerte pitido constante en mi oido y la segunda vez vi la sombra de una persona en el espejo, no vi caras vi una sombra que se acercaba hacia mi cara como para hablarme y justo de repente me desperte, yo no lo describiria como aterrador..es una experiencia bastante increible pero tampoco agradable, es de lo mas extraño.

    Responder
  2. Autógeno

    Nico, tu testimonio es el primero que he encontrado en internet, escrito en español, que asocia los episodios de parálisis del sueño con el pitido taladrante, de aparente origen subsónico e indicador de una posible colonización extrasensorial…

    Yo también sufro de este trastorno, y aunque se aprende a convivir con el pavor que la experiencia conlleva, su opacidad sigue siendo un misterio inextricable para mí. Inspirándome en el desafío cognitivo que representa hallarse prisionero en estos umbrales, he publicado algunas incursiones literarias, como la siguiente:

    http://autogeno.blogspot.com.es/search?q=deus

    Saludos.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s