¿Se le puede dar queso a los perros?

¿Se le puede dar queso a los perros?

Los dueños de perros pueden preguntarse si el queso es seguro para sus perros. En pequeñas cantidades es generalmente seguro, pero el exceso de consumo de queso puede causar trastornos digestivos en su mascota.

¿Qué nutrientes tiene el queso?

El queso es una buena fuente de proteína para su perro. También proporciona vitaminas y minerales, como calcio, vitamina A, vitaminas del complejo B y ácidos grasos esenciales. Un pequeño trozo de queso también puede proporcionar el camuflaje perfecto para los medicamentos que su perro puede necesitar tomar algún día, por lo que puede ser útil ofrecerle ocasionalmente queso, pero sólo si su cuerpo puede tolerarlo.

Otros productos lácteos beneficiosos para su perro

Dos productos lácteos que su perro debe ser capaz de consumir con moderación es el queso cottage y yogur. Ambos tienen beneficios para su dieta de diferentes maneras. El queso cottage puede ser una buena fuente de proteína para un perro que tiene episodios ocasionales de diarrea. También puede proporcionar proteína para un perro que se está recuperando de alguna enfermedad o lesión.

Si usted está planeando agregar queso cottage a la dieta de su perro, le recomendamos comprar una marca que tenga bajos niveles de sodio y grasa para mejorar la salud general de su perro.

El yogur con cultivos de acidophilus o un suplemento de leche llamado kefir proporciona bacterias beneficiosas para el sistema digestivo de su perro. Estos productos lácteos pueden contribuir a reducir ek malestar estomacal, o pueden proporcionar una mejora digestiva a largo plazo. El yogur proporciona suplementos probióticos para mejorar la salud digestiva ayudando a eliminar algunas bacterias que no son saludables para la digestión de su perro.

Que hacer en caso de darle demasiado queso a su perro

Determinar el nivel de tolerancia de su perro a los productos lácteos puede convertirse en un proceso de ensayo y error, y usted puede terminar dándole demasiado queso. Esto es lo que podría suceder a continuación: puesto que muchos perros son intolerantes a la lactosa, la sobrealimentación de cualquier producto lácteo puede provocar diarrea, flatulencia, trastornos digestivos, hinchazón y otros. Algunos perros pueden incluso monstrarse estreñidos.

Dichos problemas digestivos son debido a que la mayoría de los perros no pueden digerir correctamente la lactosa, el azúcar en los productos lácteos, debido a que carecen de la enzima digestiva llamada lactasa. Algunos perros también pueden tener dificultad para procesar el alto contenido de grasa encontrado en algunos quesos.

El contenido de lactosa de los productos lácteos varía enormemente, desde 11 gramos de lactosa en una taza de leche entera hasta 0 gramos de lactosa en una porción de 29 gramos de queso cheddar. El yogur tiene 5 gramos de lactosa en una porción de 1 taza, mientras que media taza de queso cottage contiene 3 gramos de lactosa. El queso Americano y suizo tiene 1 gramo de lactosa en una porción de 29 gramos.

No todos los perros son totalmente intolerantes a la lactosa, así que tendrá que poner a prueba los límites de consumo de productos lácteos de su perro. Si no sufre efectos dañinos por consumir queso, puede ofrecerle porciones pequeñas como golosinas ocasionales. Sin embargo, si él se enferma después de comer queso, es mejor eliminar el queso de su lista de premios, o usted podría tratar de ofrecer un queso sin lactosa para ver cómo lo asimila el cuerpo de su perro.

Articulo original aqui.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s