Mi hijo me desafía, ¿qué puedo hacer?

Los psicólogos y profesores nos encontramos a menudo en las consultas o en las aulas con menores que desafían de manera activa la autoridad, no siguen las reglas marcadas y parece que los castigos no les importan en absoluto. En muchos casos, estas conductas que confundimos con “típica rebeldía adolescente” pasa a convertirse en un Trastorno Negativista Desafiante, es decir, un patrón de conductas no cooperativas, irritables, hostiles hacia los padres, profesores y otras figuras de autoridad. Son niños y adolescentes provocadores que pierden el control con facilidad. A diferencia de otros trastornos no hay violación de las leyes ni los derechos de los demás.

Suele darse en el 2-16% de la población y suelen comenzar en un primer momento en el ambiente familiar y con el paso del tiempo ir desarrollándose en otros ambientes como el colegio entre otros. A pesar de tener un nivel de inteligencia adecuado, su nivel de rendimiento académico es bajo, ya que se niega a participar, se resisten ante las demandas externas e insisten en solucionar sus problemas sin la ayuda de los demás. Como consecuencias secundarias suelen tener baja autoestima, escasa tolerancia a la frustración, ánimo deprimido y estallidos de enojo…Ver completo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s